• Icono social de YouTube
  • Proyecto Acogida

COMPARTIENDO EXPERIENCIAS

 

 

Llegué a esta casa el 12 de marzo de 2017  y en ella he pasado más de mes y medio; mi experiencia en ella no ha podido ser más positiva.

 

Aquí encontré tres mujeres que me han dado desde el principio hasta el final todo el cariño que tanto necesitaba y que ellas lo dan tan fácilmente y una paz que te invita a quedarte casi desde que llevas unas horas…

 

El tiempo que he pasado en la casa también lo he aprovechado haciendo talleres con cada una de ellas de diferentes cosas :

 

Relajación, mandalas, cinefórum con  películas de las cuales sacábamos un significado práctico para la vida…

 

Manualidades : confección collares, pulseras etc.

 

Taller de ganchillo : confección de un gorro muy gracioso con pompón.

 

Taller de costura con aguja de hacer punto : confección de una bufanda cerrada 

muy bonita.

 Taller de lectura: con consiguiente comentario

 

Aparte de todo esto mis largos paseos con una de las personas de las casa,  que

 además de compartir la casa también se ha convertido en mi amiga y mi confidente.

 

Después de todo esto, y de compartir risas, bizcochos, chocolates,churros… solo puedo dar las gracias por haber llegado aquí.

 

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                         Anabel

Hola a todas las mujeres que estéis pensando en mejorar vuestra calidad de vida notablemente, y no me refiero a hacer crecer vuestro patrimonio solamente sino a crecer como personas.

En esta casa de acogida encontraréis pautas muy saludables de alimentación, de pautas para adquirir una buena calidad en el sueño, de convivencia y de todo lo que conlleva un estilo de vida armónico, saludable y alternativo. 

Yo, perdón por no presentarme, soy María, una mujer de 39 años, soltera y sin hijos, con una familia caótica y tratada en salud mental por problemas emocionales; pasé una depresión fuerte, que me tuvo en cama, se me juntó tener que mudarme a compartir y como no tenía fuerzas decidí pedir ayuda a estas mujeres encantadoras que comparten su hogar y su vida con las mujeres que optamos por esta solución.

Mi experiencia ha sido, como se puede apreciar en las líneas de atrás, muy buena. Lo diré en pocas palabras, recibí: cariño, comprensión, interés en mi crecimiento personal, ánimo, ejemplo de cómo ser una persona mejor, más tolerante, abierta y vital. Las tres mujeres que acogen en la casa son maravillosas, con una experiencia vital en ayudar al prójimo y entereza que nunca había conocido. 

Lo malo, que es sólo temporal, seis meses, ampliable según el caso. 

Siempre os estaré profundamente agradecida. 

María